¿Tu compromiso no es el Jardín del Edén que esperabas?

Actualizado: feb 13


¿Te has comprometido para casarte con tu pareja y sientes que las cosas han cambiado radicalmente a tu alrededor? ¿Sientes que la relación entre ustedes, con sus familias y amigos ya no es la misma? Estos sentimientos lejos de ser extraños, son esperables porque algo grande ha cambiado: tu opción de vida.


Si sientes que estos cambios te abruman, en este artículo hablamos de situaciones con las que te puedes identificar y te compartimos algunos consejos que te pueden ayudar.


Siento que la relación entre nosotros como pareja es diferente:


¡Por supuesto! Ya no se están conociendo y tampoco están a la deriva, han decidido el uno por el otro. Esto puede hacer que empieces a ponerle una mayor atención a las cosas que te parecían pequeñas o irrelevantes (y viceversa), y esto genera que tanto tú como tu pareja se relacionen desde otra mirada y con una actitud diferente.


Si has dicho que “sí” o has entregado el anillo, significa que lo que has conocido de tu pareja te ha satisfecho y por eso has dado el siguiente paso. No le aceptaríamos a un desconocido una propuesta de matrimonio… y aquí la pregunta clave es ¿me he dejado conocer? ¿He sido lo suficientemente transparente? ¿Hay algo que debo decir o mostrar antes de que sea demasiado tarde? ¿Tengo temor de hablar de algún tema específico?


Este es un excelente momento para revelar aspectos fundamentales que de pronto no has sabido compartir, y de pedirle a Dios que te muestre cosas importantes de tu pareja.


¿Qué pasa si aún no me siento 100% segura/o a pesar de haber dicho que sí o de haber entregado el anillo?


Es una pregunta difícil, pero no es tarde para encontrar una solución.

Uno de los propósitos de esta etapa es considerar con mucha más seriedad la pregunta de si tu pareja es la persona indicada para construir una vida juntos. Obviamente, en el noviazgo esa pregunta debió ser una de las principales, pero si por cualquier motivo no fue así, o si las cosas han cambiado de tal manera que te embarga esa duda, la buena noticia es que aún puedes decir “no” o “no aún”.


Claro, es un paso hacia atrás doloroso y difícil. Eso no lo podemos negar, pero ¿qué prefieres: tomarte tu tiempo ahora y poder decir “sí” con tranquilidad y confianza en ese gran día? ¿O continuar con el frenesí de la situación y arrepentirte cuando en realidad sea demasiado tarde y aún más doloroso y complicado?


¿Qué hago si la relación con mis papás cambió para mal?


Es más común de lo que te imaginas que la relación con los papás se llene de los roces y de fricción. Independiente de si tu pareja les cae bien o no, no olvides que para tus papás significa un gran cambio: ahora mi hija/o ha crecido, el tiempo ha pasado y mi vida debe ser re-pensada… otra vez.


Así como tú has vivido cambios y enfrentado pruebas, esta situación puede significar precisamente eso para ellos. No olvides la paciencia que han tenido contigo en tus años de cambio. Es el momento en que tu seas paciente con ellos.


Trata de entenderlos, pero también de hacerles ver que te gustaría tener su apoyo y compañía durante este proceso tan significativo para ti. Abre un espacio de conversación sincera y cariñosa para decirles que a pesar del cambio que esto significa para todos, el amor entre ustedes no se acabará sino que puede ser una oportunidad para que evolucione y crezca.


Los preparativos han hecho que ya no disfrute este proceso


Sí, es un día muy importante, un día para recordar. Pero ¿cómo lo quieres recordar? ¿Qué es lo que quieres recordar?... y más importante aún ¿cuál es el motivo principal para recordarlo?


A veces nos gastamos todo el tiempo, las energías y el dinero en los preparativos de la boda, y se nos olvida que ese día pasará volando y que es más importante disfrutar el proceso. En lugar de buscar la perfección del evento, la cual es muy difícil de conseguir (por no decir imposible), es mejor tener presente que a quienes les tiene que gustar lo que pase ese día es a ti y a tu pareja. Los demás son sólo los invitados, no los jueces de un concurso que no existe.


Si los dos se aman y están contentos, ya tienen los ingredientes principales para que sea un día maravilloso. Lo demás es un lindo accesorio que se debe preparar, pero no debe ser un motivo para morir en el intento. Mejor utilicen la mitad (o más) de esas energías, tiempo y dinero en prepararse para lo que sigue después: una vida juntos, un compromiso, un proyecto en pareja.


Disfruta y saca el mejor provecho a este momento de cambio. Sonríe y recuerda que el amor entre ustedes es la razón de todo lo que está sucediendo. ¡Cuenta con nuestras oraciones por ustedes! Y si por algún motivo crees que necesitan un poco más de formación en la relación, no olvides que en Emotional Fitness ofrecemos talleres diseñados para que vivas el amor en plenitud. Si quieres más información escríbenos a fitnessemotional@gmail.com y nos pondremos en contacto contigo.

Cristina Umaña Socióloga Cultural


#Matrimonio #Compromiso #engagement #problemasdepareja #preparaciónparaelmatrimonio #dudasenlarelación


56 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo